Como enfrentar el desempleo

24 agosto, 2012 por seowebmasterandre Dejar una respuesta »

Desempleo, desocupación, cesantía o paro, en el mercado de trabajo, hace referencia a la situación del trabajador que carece de empleo y, por tanto, de salario. Cada uno asume la difícil situación de perder el empleo de una manera por completo diferente, no obstante existen algunas reacciones similares y significativas.

Es importante tomar conciencia de estas reacciones y elaborar un plan para afrontarlas. Algunos especialistas han manejado este tema, tan pertinente en estos días de recesión mundial, y han desarrollado algunos valiosos consejos y recomendaciones.

Inmediatamente después de haberse quedado sin trabajo, una persona debe meditar acerca de los motivos de ello e integrarse a un plan de manejo de estrés. Habitualmente la gente en esta circunstancia trata de cortar la situación de tajo, pero el esfuerzo de esta tentativa solo consigue elevar los niveles de estrés, debido a que es extremadamente difícil vivir una experiencia así, y al mismo tiempo estructurar una estrategia para asimilarla.

Las reacciones que sufre en carne viva un recién desempleado pueden incluir sentimientos de pérdida de control sobre su entorno inmediato; frecuentes pensamientos acerca de incredulidad o de estupefacción acerca del acontecimiento de haber sido cesado o haber renunciado a un puesto de trabajo por cualquier circunstancia adversa. También se pueden presentar problemas de memoria o de concentración, memoria atribulada, cambios de humor, dolores físicos, picazones, fatiga, pérdida del sueño, un incremento o pérdida exagerada del apetito, un acentuado alejamiento de la familia o de los amigos, además de depresión y ansiedad.

A juicio de los expertos estas reacciones son normales en las personas que pierden sus empleos, sin embargo, lo capital es la manera de afrontarlas y superarlas. Lo más urgente es llevar a cabo acciones encaminadas a tratar con el estrés, más allá de cualquier otra medida de alivio.Antes de encaminarse a un plan determinado en contra del estrés conviene asumir una postura vital emprendedora y optimista. En esas aciagas circunstancias parece una perspectiva improcedente, sin embargo hay que hacer el máximo esfuerzo por tomarla.

Algunos de los consejos auxiliares para afrontar el estrés ocasionado por el desempleo incluyen: hacer listas de las cosas que conviene recordar; delegar responsabilidades de todo tipo; decidir qué es lo que no se está dispuesto a hacer, de allí en adelante, para ganarse la vida; alejarse de los libros y películas de tema dramático o triste y acercarse a obras artísticas de comedia y diversión; tomar la medicación adecuada para aliviar los dolores y las comezones, además de vitaminar el cuerpo convenientemente; no abordar proyectos de empleo a la desesperada que requieran dormir mal o desvelarse en exceso; y además ejercitarse física y espiritualmente, entre otras varias medidas.

La sensación de no generar ingresos, haber sido desvinculado y estar inactivo causa – a quién más a quién menos – confusión y desvalorización. Economizar y, al mismo tiempo, generar nuevos ingresos será EL OBJETIVO.

a) Capacitarse, si es posible. De acuerdo al momento profesional y al capital disponible puede evaluarse el invertir en formación siempre y cuando exista un respaldo seguro, que garantice el día a día.

b) Encaren funciones del hogar que le permitan una reducción de sus gastos fijos pero no dejen de trabajar en la generación de nuevos ingresos. Disminuyan gastos superfluos. Descubriremos que podemos sobrevivir con menos salidas a los restaurantes, poca ropa, muchas reuniones en casa y con amigos, deporte gratuito, regalos sencillos y un abono de Internet o teléfono móvil más económico.

c) Hablen y compartan. Quienes están cerca estarán abiertos a saber qué les pasa, les recordarán su valor y, seguramente, aporten ideas. Compartir refuerza los vínculos, los hace más sólidos y duraderos. Escuchen a quienes quieran conversar y estén en la misma situación, no es cuestión de victimizarse sino de aunar esfuerzos.

d) Sean tolerantes y comprensivos consigo mismo y con los demás: de nada sirve echar ni echarse culpas, esta situación es pasajera y el tomar un rol activo, permitirá revertirla.

e) Paciencia y perseverancia son las competencias de turno. Hay que insistir, pensar en alternativas, proponer, probar, corregir y volver a insistir.

Publicidad

Comentarios cerrados.